BOLIVIA -  TRAVEL to BOLIVIA - VACATION in BOLIVIA - TOURS & HOTEL in BOLIVIA - LA PAZ - POTOSI - SANTA CRUZ - SUCRE - SALAR DE UYUNI

CUANDO LOS DIABLOS REZAN

ARTICULOS
DE
INTERES

Bolivia - ARTICULOS DE INTERES
VERSION INGLES
BOLIVIA



ARTICULOS DE BOLIVIA

CUANDO LOS DIABLOS REZAN


En febrero, Oruro (3,706 m.s.n.m.) se agita y estremece por el carnaval, fiesta que auna la danza y la fe, porque miles de peregrinos del baile, recorren decenas de calles y avenidas, antes de llegar al Santuario de la Virgen del Socavón. En su largo camino, los grupos y conjuntos de danzantes,

Despliegan hermosas estampas del folclore boliviano. Nada los detiene, ni siquiera la lluvia persistente que humedece el altiplano.

Bailar con pasión, con ganas y muchísima alegría, Fotos de Bolivia - Tours Boliviatambién con fe. Bailar por el carnaval y la milagrosa virgencita del Socavón, que venció al maligno y liberó a su pueblo de las demoniacas huestes del averno. Bailar una, diez, cien cuadras... qué importan las distancias cuando hay que seguir moviéndose, saltando, haciendo piruetas, quebrando el cuerpo como si los huesos fueran de goma, jebe o plástico derretido.

Bailar y no detenerse. Bailar y sonreír. Bailar de día, de noche, de madrugada, espantando el cansancio con sonrisas y gráciles movimientos de cinturas... y baila el diablo y sus sensuales diablitas, y baila el arcángel San Miguel, los morenos, las chinas, los caporales, los pastores de las alturas y hasta un oso blanco y un cóndor de alas enclenques, que deambula entre los ejércitos de danzantes.

Bailar hasta el Santuario del Socavón, recogiendo aplausos y palabras de aliento; esquivando globos de agua y escupitajos de espuma de afeitar. Gajes del carnaval y la devoción, riesgos de una fiesta de jolgorio y oraciones ..."Qué podemos hacer, señor. Así es la costumbre y hay que seguir nomás, porque la virgencita nos espera. No podemos fallarle".

Y explotan las notas musicales. Confusión de melodíasFotos de Bolivia - Tours Bolivia en las calles carnavalescas. Quenas y zampoñas, tambores y trompetas en Oruro. Las tumultuosas bandas, que acompañan a los danzantes de vestidos resplandecientes, derrochan ritmos frenéticos y profundos... y un trompetista fláccido y grasiento se queda sin aire y respira con la boca abierta como un pez fuera del agua, ante los ojos achispados de una señorita que rasga con furia los platillos.

Y se desata la lluvia en la tarde del carnaval. Nadie se Fotos de Bolivia - Tours Boliviasorprende. Ni los diablos ni sus diablitas; tampoco el trompetista con boca de pescado. Se abren los paraguas y aparecen los impermeables en las tribunas, los danzantes cubren sus vistosas prendas con retazos de plástico. Sigue el baile, sigue la música, sigue la fiesta en Oruro. Ahora, las nubes lloronas son parte del juego.

Y los grupos de danzantes comienzan a llegar al santuario después deFotos de Bolivia - Tours Bolivia varias horas de festiva peregrinación. Al ingresar al templo -construido en 1781- los diablos dejan de bailar, se persignan, juntan las manos, oran y musitan plegarias. Se postran ante la imagen de la Virgen del Socavón, la patrona de la Ciudad, la engreída de los mineros del altiplano.

Historia de carnaval

No faltan remolinos de colores ni giros acrobáticamente Fotos de Bolivia - Tours Boliviaincreíbles ni sonrisas coquetas y fulminantes en el Carnaval de Oruro, un verdadero abanico del folclore boliviano, una fiesta impregnada de tradiciones y envuelta por el misterioso halo de las leyendas... porque la Virgen defendió al pueblo de los ejércitos de hormigas, víboras, sapos y lagartos, enviados por Huari, un dios Uru (antigua cultura pre-hispánica), que por esas cosas de la evangelización, se convirtió, de pronto, en diablo.

Valiéndose de sus influencias divinas, la Virgen del Socavón, que en ese entonces era conocida como la Candelaria, destruyó a las plagas enviadas por Huari. Las hileras de voraces hormigas se transformaron en granos de arena, mientras que las víboras, sapos y lagartos, se convirtieron en piedras.

Al sentirse perdido, el dios que se volvió diablo, buscó refugio en el interior de las montañas repletas de plata, zinc, estaño y antimonio. Nunca más regresó, nunca más quiso enfrentarse a la Virgen, que empezó a ser venerada por los hombres de las minas, quienes se disfrazaban de demonios para representar en una colorida danza, la lucha eterna entre el bien y el mal. Así le rendían culto a su patrona.

Con el paso de los años, los homenajes a la Virgen se mezclaron con la celebraciones paganas. Así nació esta fiesta de características únicas y particulares, porque la peregrinación de los mineros se tiñó con los deslumbrantes matices del carnaval; y el carnaval disfrazó su jolgorio y desenfreno con ropajes de religiosidad.

Fiesta en la capital folclórica de Bolivia. Los hombres y mujeres de Oruro, respetan, reviven, le dan continuidad a una tradición que comenzó en 1789, según refiere el novenario de devoción a la Virgen de la Candelaria, escrito por el padre Emeterio Villaroel.

La Fe se hizo más fuerte, el carnaval más llamativo. Fotos de Bolivia - Tours BoliviaAparecieron nuevas danzas, como la Morenada que representa la comercialización ilegal de los esclavos africanos; las Tobas, un baile de saltos constantes y sincronizados que tiene raíces selváticas, y la Llamerada, de origen aymara y que expresa la relación entre el hombre y los auquénidos.

Días de carnaval, oraciones, brindis, golpes de pecho, estruendo de tambores, calles afiebradas en las que bailan los caporales, los diablos y los morenos. Baila Oruro. Baila Bolivia.


FOTOS - BOLIVIA
En busca de la paz
Cuando los diablos rezan
En el laberinto de las minas
La capital silenciosa
En las islas del Titicaca
La tierra de los Cambas